Estimado amig@

Si estás leyendo esta carta, es porque probablemente hayas decido ponerte en contacto con Silvia para “digamos” poner un punto y aparte a tu vida (y a tus kilos).

ÚNETE Y CONSIGUE UN DOSSIER DE COCINA VEGETARIANA SALUDABLE ¡GRATIS!

Suscríbete y descárgate un dossier de cocina vegetariana de forma totalmente gratuita

Si es así. ¡Enhorabuena!  Déjame decirte que has tomado la mejor decisión que podías escoger.

Mi experiencia con los kilos de más

Te voy a contar mi experiencia y espero que quizás te anime en éste proceso que vas a vivir.

Mi historia puede parecerse o no a la tuya, o a la de tantos otros que al igual que nosotros cometemos el terrible pecado de subestimar la comida y los efectos de no llevar un adecuado control sobre ésta.

En el fondo sabía que tenía obesidad.  Lo cierto es que mi guerra “con los kilos de más” es vieja.

No recuerdo cuando fue la última vez que estuve conforme con mi físico.  Durante mi vida he pasado por todo. He perdido y ganado peso. Me he apuntado a gimnasios y me he quitado, he probado todo tipo de dietas, ayunos  y al final por una cosa o por otra aunque conseguía resultados, siempre volvía a recuperar peso.

Con la experiencia actual reconozco mis errores en la batalla, ya que mi estrategia siempre fue o hacer ejercicio – pero sin cuidar lo que comía, o bien hacer dieta, pero sin hacer ejercicio. En cualquiera de los dos casos ¡muuuuy mal!

Hoy tengo que confesar que no me di cuenta. Coger peso es fácil, aunque por supuesto hay  muchos factores que lo favorecen y son estos factores a los que tienes que enfrentarte cuando decides poner ese “punto y aparte”

Pequeñas decisiones se convierten en acciones, estas acciones se convierten en hábitos, y estos hábitos se convierten en tu estilo de vida

¿Por qué llamar al Nutricionista?

Los motivos por los que has decidido llamar a  Silvia pueden ser muy variados  y también muy personales.  Salud, estética, otros…   Todos ellos son perfectamente válidos.

En mi caso fue un problema de salud el que hizo que me decidiera.  El cuerpo es muy sabio y su forma de expresarse, muy sutil. Se comunica con nosotros a través de “silenciosas  alarmas”,  pequeños avisos que puedes atender o de los que puedes “pasar”.  Si decides escucharlo ¡bien por ti!  ¡Ese es el propósito de tu cuerpo!  Pero si decides  obviarlo,   ¡uuuum!  Prepárate por que puede ser que la siguiente llamada de atención no sea tan “sutil”.

Mi caso es el segundo.  Después de pasar varios años “regular” y un último año con diversas molestias digestivas a las que no hice caso,  finalmente  en verano me dio una parestesia facial. Al  principio podrías pensar pero esto…  ¿tiene relación?  ¡Pues lo cierto es que sí! Todo está relacionado.

Dentro de lo “malo” una parestesia facial no algo grave,  aunque algo en lo que los médicos si coincidían es que podía haber sido algo mucho peor.. Podría haber sido un ictus, una embolia cerebral, un infarto ¿te imaginas?

Lo que más me molestaba era algo se repetía además,  durante todas las visitas a los especialistas con los que tuve que verme en ese tiempo: médico de cabecera,  otorrino, rehabilitación, era un eco que aunque ninguno de ellos trató de forma “explicita”  si  expresaban en el resumen de mi informe:  “paciente con obesidad o sobrepeso”

Y esto me hizo plantearme muchas cosas… La más importante…¿Es esto lo que quiero para mi vida? ¿Voy a seguir resignándome? o ¿Por fin voy a enfrentarme a mis problemas?  Y dicho y hecho ¡¡

Llamé a Silvia y fui a su Clínica:  Laurisilva

El cambio empieza

kilos de más

La primera vez que me senté en esa mesa donde  estas sentad@ tu ahora, y Silvia me hizo las preguntas pertinentes acerca de mis habitos alimenticios, ya sabía que eran  horribles   ; – )

  • ¿Cuál es tu motivación?
  •  ¿Qué desayunas?
  • ¿y Qué sueles almorzar?
  •  ¿Algo especial con la cena?
  • ¿Haces algún tipo de ejercicio?

En mi caso, que no tiene que ser coincidente 100 % con el tuyo ni con el de muchos otros, no era tanta la cantidad de comida, como la “calidad de esta” unido a un trabajo sedentario y bastante estresante,  junto a un buen montón de malas excusas para no cambiar

Al principio lo que más cuesta cambiar son tus hábitos alimenticios

Mis hábitos eran de “lo peor”.  Apenas cocinaba  en casa y compraba la comida precocinada en el supermercado o en los típicos establecimientos de comida hecha y restaurantes de comida rápida, todo aderezado con mucha grasa, salsas y azúcar.  Ya desde el desayuno… lo hacía mal:  café con leche y azúcar,  leche y leche.. croisants,  bollería, bocadillos variados  – espero que no se esté haciendo la boca agua con todo esto – te prometo que después de un tiempo no lo echaras de menos.  Apenas bebía agua.  Mi dieta  se basaba principalmente en pasta,  arroz blanco,  filetes empanados, bocadillos.  Cualquier cosa que no necesitara más de diez minutos de preparación era buena para mí.

Puede ser que te estés haciendo muchas preguntas.  Y puesto que yo ya he pasado por lo mismo que tú. Permíteme resumirlas

¿Esto es fácil?

No.. al menos al principio… – después si es fácil –

¿Vale la pena? Siiiii…

Silvia te dará consejos y es buena idea que los sigas. Si te pasa como a mí, al principio no lo cogerás a la primera, pero hasta que empiezas a ver resultados no pasará mucho tiempo ..

¡El cambio se nota!

La primera persona que se dio cuenta de mis cambios,  fue precisamente la cajera del supermercado donde habitualmente solía hacer la compra diariamente.

“¿oye que diferencia la cesta de la compra no? .. que productos tan sanos llevas…  – me dijo –

Y añadió.. – Además se te ve mas delgado…   y mas joven.. ¡¡¡¡   ¿Qué estás haciendo?

¡guauuu! ¡chiquito piropazo inesperado!.  Sobre todo viniendo de la misma persona que durante tanto tiempo habia sido testigo de mis muchos “pecados” alimenticios….   Me sentí “emocionado” y  según llegué al coche le envié un mensaje a Silvia… ¡fíjate lo que me ha pasado!

Por aquel entonces había perdido unos siete kilos y unos cuatro centimetros de cintura..   Al ser un proceso  muy progresivo  y al verme todos los días frente al espejo, personalmente no le echaba cuenta a los cambios  que empezaban a producirse en mi cuerpo.   Pero sí notaba que la ropa que solía ponerme hasta no hace poco más de unos meses empezaba a quedarme grande.. y poco a poco empezaba a rescatar  del fondo de mi armario algunas camisas y pantalones que hacía años no habían visto la luz.

Quizas te pase en alguna revisión.. que hayas cogido algo de peso.. ¡Es normal! No te decepciones ni mucho menos..  A tu cuerpo le costará hacerse a la idea de que quieres perder peso… y luchará contra eso… no le gustan los cambios.  ¿a quién le gustan?    Pero no desistas…  por que pronto empezaras a ver las recompensas…

Lo mejor con Silvia es que ella te guiará a lo largo de todo ese camino, y en cada revisión te dará más consejos útiles acordes a los resultados que des en la báscula y en la bioimpedancia.

Si sigues esos consejos te aseguro que muy pronto empezaras a sentirte cada vez mejor, mejor y mejor…

Hoy puedo decir que he perdido quince kilos y unos doce centímetros de cintura… He pasado de una talla… 54 a una talla 42 … He tenido que abrirle al menos seis agujeros nuevos a mi viejo cinturón – que conservo para animarme y tambien para que me sirva como guía en este viaje –   He regalado toda la ropa que ha empezado a quedarme grande: pantalones, chaquetas, polos, camisetas, en un ejercicio de “jamás volveré a esta talla” … Puedo ir a tiendas que hasta ahora eran tabú para mi…. Me pruebo ropa que antes no pensaría probarme jamás..   ¡y me encanta como me queda! Me siento mucho más seguro de mi.. y orgulloso de mis logros..

¿Echo de menos la comida y mis habitos de antes? Nooo para nada..

Mi alimentación es hoy muchísimo mas variada que antes.. He descubierto un buen montón de nuevos alimentos, recetas, y sabores que antes no conocía… no paso hambre… ¡para nada!   No paso desconsuelo.   Además  mi salud ha mejorado considerablemente.  Me siento más ligero.  Tengo ganas de hacer más cosas.  Me siento más vital, más positivo.

Si me encuentro con personas a las que no he visto desde hace tiempo, se sorprenden y me dicen lo cambiado y lo bien que me encuentran.  Hay incluso a quien le cuesta “reconocerme” – es increíble – . El comentario más común es “ te veo más joven” e incluso los más exagerados “te has quitado diez años de encima”   y todo esto gracias a Silvia..

Vale la pena.. no lo dudes.  No es un proceso rápido.  No esperes resultados inmediatos.. porque como te comenté arriba.. pasarás un tiempo en acostumbrarte a tus nuevos habitos..   Pero antes de que tes cuenta veras como todo cobra sentido.. Te sentiras mejor.. Te veran mejor.. tu cuerpo se sentirá mejor y te lo agradecerá, tu salud mejorará  y tu vida cambiará…  Nada será igual…

Querido amigo/a,  has tomado una de las mejores decisiones de tu vida. Ojala mis palabras te motiven lo suficiente para que puedas continuar y conseguir tus metas. Sean las que sean. ¡Vale la pena!

Atentamente

Oliver

Este es el contacto de Silvia: 627 24 45 95
Y el teléfono de su consulta 928 047 596
¿Te resultó útil este artículo?  0 1 8

Empresario. Director Comercial.