La importancia de una nutrición correcta en el embarazo

La nutrición es el más importante de los factores ambientales en el embarazo

Querido lector, te comparto este artículo, extraído de los apuntes de Nutrición y salud, de la Universidad Autónoma de Madrid. ¡Espero que te sea útil!

ÚNETE Y CONSIGUE UN DOSSIER DE COCINA VEGETARIANA SALUDABLE ¡GRATIS!

Suscríbete y descárgate un dossier de cocina vegetariana de forma totalmente gratuita

En el comienzo de nuestra vida, somos una sola célula, un óvulo fecundado. A partir de esta única célula crecemos, incorporando elementos nutritivos del entorno, hasta formar todos los órganos y sistemas de nuestro cuerpo.

Por eso una malnutrición, tanto por exceso como por defecto, producida en el período intrauterino, la primera infancia (hasta los dos años) y la niñez (hasta la pubertad) de una persona, tendrá influencia negativa en su salud, probablemente toda su vida.

El periodo intrauterino es especialmente importante porque es el periodo de máximo crecimiento en la vida humana, por ejemplo, ¡aumentamos de 10 a 11 cm en el cuarto mes!, y otro tanto en el quinto, disminuyendo un poco la velocidad de crecimiento al final del embarazo.

La nutrición del embrión y del feto

El estado nutricional del feto depende totalmente de lo que come la madre

Se organiza a través de la placenta, que tiene numerosos capilares en contacto con la sangre materna, y hace las funciones de:

  • Depósito energético
  • Difusión de gases, ácidos grasos, electrolitos, carbohidratos y vitaminas liposolubles.
  • Transporte activo de aminoácidos, vitaminas hidrosolubles e iones (sodio, hierro y calcio)

Por eso, los recién nacidos son similares a sus madres en el tamaño, el estado nutricional y la cantidad de grasa.

Hay una correlación directa entre el peso al nacer y el patrón de crecimiento posterior. Esto significa por ejemplo que a los recién nacidos de bajo peso les cuesta mucho recuperar el déficit, y algunos nunca se recuperan.

Un bajo peso de la madre o la presencia de malnutrición previa a la concepción, supone un mayor riesgo de bajo peso en el recién nacido, y de rotura prematura de bolsa.

Por otra parte, la obesidad materna se relaciona con muerte fetal, diabetes, hipertensión, complicaciones en el parto y macrosomía fetal.

La mujer embarazada necesita enormemente practicar una correcta educación nutricional, controlando la correcta ganancia de peso, y además, estando bien informada para que no le falten micronutrientes, como vitaminas y minerales.

Como puedes intuir, es muy recomendable empezar a cuidarse previamente, para tener un peso adecuado ANTES de quedar embarazada.

Y no sólo eso, también es ideal, antes de intentar un embarazo, hacer una revisión médica completa, para prevenir las enfermedades transmisibles, y descartar la posible existencia de problemas crónicos y metabólicos.

¿Cuál es la ganancia de peso apropiada en el embarazo?

Controlando la subida de peso en el embarazo

En el embarazo se gana peso porque aumenta el tamaño y vascularización del útero, también aumenta el tejido glandular mamario, y la masa corporal, además del peso del bebé y la placenta.

IMC Materno

 

Ganancia de peso (Kg)

 

Kg/4 semanas

 

bajo peso (<19,8)

 

12,7-18,2

 

2,3

 

peso normal (19,8-26)

 

11,4-15,9

 

1,8

 

sobrepeso (26,1-29)

 

6,8-11,4

 

1,2

 

obesidad (>29)

 

6,8

 

0,9

 

embarazo gemelar

 

15,9-20,4

 

2,7

 

National Academy of Science

En el embarazo es esencial hacer cada día una ingesta adecuada de nutrientes, porque los factores nutricionales son los más importantes de todos los factores ambientales.

Las carencias de determinados nutrientes, influyen en el correcto desarrollo del bebé, causando retraso de talla, y condicionando otros factores, como la inmunodepresión y la frecuencia de infecciones.

¡Y no creas que esto de la malnutrición es sólo cosa de países no desarrollados!

En el mundo desarrollado, también hay malnutrición en el embarazo.

Los problemas más frecuentes son el déficit de Hierro y de Zinc, y la escasez de oligoelementos como el ácido fólico.

Pequeños consejos para que todo vaya… genial!

Cuidando que no falten vitaminas y minerales en el embarazo

En la dieta de la mujer embarazada no deben faltar estos nutrientes: Selenio, Zinc, Yodo, Nitrógeno, Hierro, Cobre, Potasio, Azufre, Calcio, Sodio, Fósforo, y Magnesio. Vitaminas A, C, E y K, Aminoácidos esenciales, Riboflavina, Cobalamina  y Tiamina.

Recomendación para el consumo de Vitaminas en el embarazo:

  • Ac.Fólico: + 200 – 400 m/día
  • Vitamina B1 y B2 + 0,3 mg/día
  • Vitamina C + 10 mg/día
  • Vitamina B12 + 0,2 mg/día
  • Vitamina B6 + 0,6 mg/día
  • Vitamina D: + 5μg / 200 UI

Recomendación para el consumo de Minerales en el embarazo:

Calcio: 1200 mg/día. En intolerancia a la lactosa o edad < 25 años está indicada la suplementación. ¿Cómo aumentar la ingesta de calcio si hay intolerancia a la lactosa? Con sardinas, salmón, judías secas, gambas…

Hierro: 30 mg/día, con probable suplementación a partir del 2º trimestre. En personas  con anemia ferropénica previa se necesitarán de 60 a 120 mg/día.

Yodo: suplementación de 25μg /día además de usar sal iodada

¿Cuáles son las fuentes alimentarias de ácido fólico (Vitamina B9)? Brócoli, coliflor, naranja, plátano, cereales enriquecidos…

¿Y Cómo conseguir todos los aminoácidos necesarios? Combinando varios alimentos en el plato cada día: granos y legumbres, granos y semillas, guisantes y arroz…y consumiendo proteína de soja, que tiene una buena composición en aminoácidos.

Hay determinados nutrientes que deben ser especialmente controlados: el hierro, el calcio y la vitamina B12 de fuente animal, por lo que te hará bien tomar cereales enriquecidos, suplementos minerales y vitamínicos.

Si necesitas información, ¡es el mejor momento para consultar con un especialista!

¡Hora de cambiar los hábitos tóxicos, ya!

Eliminar los hábitos tóxicos, para ayer…

CAFEÍNA: Es importante no sobrepasar la ingesta de 2 tazas al día, porque aunque los datos científicos aún son algo contradictorios, ya se ha establecido una relación entre el consumo de cafeína y  el aborto espontáneo, la prematuridad, y el bajo peso del recién nacido.

ALCOHOL: Lo mejor es no tomar nada, ya que su consumo puede producir síndrome alcohólico fetal, malformaciones faciales, problemas del corazón y del sistema nervioso central del recién nacido.

TABACO: Genera envejecimiento de la placenta, con un mayor riesgo de aborto y prematuridad, y también disminuye del peso fetal y la talla.

Además tenemos disminución de los niveles de folato, Vit B12 y Vit C morfogénicas, porque el humo del tabaco hace que la sangre materna realice un menor transporte de oxígeno, también con una constricción vascular, llegando menor flujo sanguíneo a la placenta.

Y no sólo de pan vive el hombre…

El bebé recibe mucho más que nutrientes a través de la sangre materna

El bebé recibe mucho más que nutrientes a través de la sangre materna.

Junto con los nutrientes, el feto absorbe un exceso de cortisol o de alguna otra hormona del estrés si la madre padece ansiedad crónica.

En ambientes estresantes, la sangre del feto se dirige fundamentalmente a los músculos y el cerebelo para aportar los requerimientos nutricionales que necesitan las extremidades (para una respuesta de lucha o huida). Se restringe el aporte sanguíneo de las vísceras y las hormonas del estrés inhiben la función del cerebro anterior.

Las condiciones poco óptimas en el útero por exceso de estrés, dan como resultado niños de poco peso, también alteran la formación de las nefronas del feto, y se han relacionado con un buen número de enfermedades de la edad adulta, entre las que se encuentran la diabetes, las enfermedades cardíacas y la obesidad.

Cuando atraviesan la placenta, las hormonas de la madre que padece ansiedad crónica alteran profundamente la distribución del aporte sanguíneo del feto y cambian las características del desarrollo de la fisiología de su hijo (Lesague 2004, Christensen 2000, Arnsten 1998, Leutwyler 1998, Sapolsky 1997, Sandman 1994)

Es curioso: Dicen algunos autores que el niño puede recordar los sabores de la comida que su madre tomaba durante el embarazo, y esos sabores le atraerán especialmente durante muchos años.

Una buena nutrición en esta etapa temprana de la vida del bebé, es el mejor regalo de una madre a su hijo, ya que tendrá efecto positivo…durante toda su vida.

La comida influye en la genética física del nuevo ser, pero no quisiera terminar este artículo sin decir que la conexión amorosa de las madres y padres que se cuidan, construye una armonía a largo plazo, que está muy por encima de la genética.

Silvia Alonso. Nutricionista. Universidad Autónoma de Madrid

Me puedes contactar por whats upp a través de mi móvil personal 627 24 45 95, o en mi Clínica, Laurisilva, en la Calle Luis Morote nº 6, Planta 5. Las Palmas. Teléfono 928 047 596.

https://www.facebook.com/SilviaAlonsoNutricionista/

Un abrazo!

¿Te resultó útil este artículo?  0 0 2

«La clave del éxito de un paciente está en la motivación y la educación» Nutricionista. Especialidad en nutrición clínica. Universidad Autónoma de Madrid