Lo primero que se nos ocurre es que la innovación trata de “usar mucho las nuevas tecnologías”, pero realmente es mucho más…

El ser humano ha estado sometido constantemente al desafío de innovar, de encontrar soluciones nuevas a sus necesidades.

ÚNETE Y CONSIGUE UN DOSSIER DE COCINA VEGETARIANA SALUDABLE ¡GRATIS!

Suscríbete y descárgate un dossier de cocina vegetariana de forma totalmente gratuita

La innovación constante es una estrategia de supervivencia a largo plazo. (sostenibilidad)

En el área empresarial, la innovación es un proceso que abarca:

1.- La generación de nuevas ideas o conocimientos, o la apertura a la absorción de conocimientos externos. (Como la semilla, es información)

2.- La transformación de esas ideas en nuevos productos, servicios y procesos, o la mejora de los mismos.

3.- La comercialización. En el caso de un servicio educativo o cultural, la divulgación (i + d = innovación y divulgación)

¿Cómo se generan, o absorben,  nuevas ideas y conocimientos?

La fuente de conocimiento prioritaria, es la Investigación.

Investigación y Desarrollo (I+D con mayúsculas) comprende el trabajo creativo y sistemático para incrementar el volumen de conocimientos.

Esta cantidad tan importante de conocimiento, no es para que se quede ahí para vestir santos.

Es estratégico poder transferir el conocimiento científico y tecnológico que se desarrolla en las instituciones públicas de I+D a las empresas, para que éstas puedan convertirse en innovaciones, es decir, producir cambios, y comercializarlos.

Las relaciones son bidireccionales, es decir; si bien las empresas utilizan conocimientos generados externamente, en las Universidades o en centros de investigación, estos deben conocer también las necesidades de las empresas.

Una Universidad cuya investigación aplicada se oriente a verdaderas necesidades de mercado, estará en condiciones de formar profesionales que tengan más éxito en la búsqueda de empleo.

Este proceso en ambas direcciones, supone una implicación de la empresa en el cambio e inversiones en recursos humanos.

Contratar a personal universitario es un lujo para las empresas. Tanto si las personas son jóvenes con ganas de aportar nuevas ideas y nuevas formas de relacionarse, como si son mayores, con capacidad de aportar experiencia y redes de contactos.

La independencia del conocimiento científico sobre los intereses empresariales es una ventaja irrenunciable, pero también nos beneficiamos ambos de tener zonas de cooperación común.

Otras fuentes de conocimiento más utilizadas en la pequeña empresa:

Muchas veces los conocimientos más relevantes para la innovación no proceden de los laboratorios.

En empresas con una estructura amplia, se puede crear un grupo de trabajo que aporte ideas para mejorar la situación de la empresa.

En el caso de las pymes y micro empresas, serán los directivos, o cualquier persona con capacidad de pensamiento estratégico, quienes se encarguen de reflexionar para hacer a la empresa innovadora, y sostenible.

  • Inteligencia competitiva.

Es el sistema de aprendizaje sobre los comportamientos y capacidades de los competidores actuales y potenciales. Se puede descomponer a su vez en inteligencia comercial o de marketing, tecnológica e inteligencia estratégica.

Los competidores no sólo están ahí para fastidiarnos y que tengamos pataletas. Nos estudiamos unos a otros y aprendemos mutuamente.

  • Benchmarking.

Es el proceso de mejora a través de una continua adaptación de las prácticas y procesos más destacados. Implica la comparación de ciertas prácticas de una compañía en base a parámetros mensurables, con otras compañías que se sabe han obtenido mejor rendimiento en esos parámetros.

Se trata de una actividad sistemática y continuada.

Se trata de:

  1. Identificar una empresa que sirve como referente.
  2. Comparar los parámetros seleccionados (costes, valor añadido-persona…)
  3. Valorar las prácticas y los procesos que le permitan mejorar.

En definitiva, se puede hablar del benchmarking como la identificación de las mejores prácticas.

Verás que también lo hacemos a menudo de forma intuitiva.

Si considero a mis competidores de baja calidad, no me aportan aprendizaje. Puedo decirme a mí misma “Begoña, eres un crack” ¿pero eso que me aporta?

Los competidores interesantes son aquellos que considero mejores que yo. Los que me dan buenas ideas. En nuestro caso, como Escuela, nos fijamos en lo que hacen las Escuelas pioneras de Barcelona, ESADE, o las Cámaras de Comercio.

  • Brain storming.

Es una técnica para estimular la creatividad de las personas o grupos, mediante la cual “un grupo de personas intenta buscar soluciones a un problema específico, generando ideas de forma espontánea” Fue creada por Osborn (1953)

Pasos:

establecido el grupo, definir los problemas que se trata de resolver,

  1. fijar un tiempo límite,
  2. fijar una primera selección de las cinco mejores ideas,
  3. y finalmente buscar criterios para elegir la idea más adecuada para convertirse en innovación.

Parece un juego. En poco tiempo salen muchas ideas, porque al hacerlo de forma lúdica, se pone en marcha la parte derecha del cerebro, aportando su creatividad.

  • Vigilancia tecnológica.

Es detectar las novedades en el área de la tecnología. Constantemente hay nuevos inventos y actualizaciones, como las aplicaciones para móvil, o el rediseño de nuestras webs, en base a cómo el cliente utiliza las herramientas, para adaptarnos.

  • Consulta a expertos.

Consultar a un asesor, o a un coach es algo que aclara muchísimo las ideas. Marcan un antes y un después. Siempre que hemos tenido esta experiencia, lo hemos considerado una inversión extraordinariamente rentable.

También son muy edificantes las reuniones informales con expertos, cenas con antiguos compañeros de clase, compartir con gerentes de otras empresas…

  • Literatura técnica (publicaciones, ponencias, patentes,…)

Por ejemplo, en Medicina Integrativa, cada año hay numerosos publicaciones, y eventos organizados por laboratorios, que además suelen ser gratuitos.

No te quedes cumpliendo el horario de operaciones siempre, y busca tiempo para estar al día. Hazlo por placer. Lee por placer. Asiste a ponencias por placer, y si te gustan los ponentes, compra sus libros.

  • Reuniones (ferias, asociaciones)

De las asociaciones se aprende mucho. Este año nos hemos asociado con Cofenat. Así podemos comparar nuestros programas educativos con los de otras Escuelas a nivel nacional, y mejorar nuestra calidad.

En ferias, abrimos la mente, conocemos a personas y empresas interesantes con quienes podemos interactuar, y darnos a conocer. Ejemplo: las empresas que venden agricultura ecológica podrían beneficiarse de hacer con nosotros un curso de cocina para saber dialogar mejor con sus clientes.

  • Observaciones directas.

Ejemplo: puedo observar directamente a mis clientes, mediante test de satisfacción. Nos gusta hacerle preguntas muy concretas, para ayudarle a participar.

Como: “Si pudieras cambiar una sola cosa del curso o del centro, ¿cuál sería?”

Y esta otra “¿Cuál es el detalle que más te ha gustado?” Las respuestas nos guían para tomar las mejores decisiones en cuanto a cambiar lo que el cliente quiere cambiar, y conservar justo lo que quiere conservar.

Pero no caigamos en el dilema de si es el cliente quien innova o dirige. Es necesario alinear los valores de la empresa con el poder del cliente.

  • Convertir conocimientos tácitos en codificados:

Los conocimientos tácitos son imprecisos, difíciles de formular,  y los conocimientos codificados son más formalizados, precisos, más fáciles de transmitir.

Ejemplo; el masaje, es un conocimiento tácito, impreciso, intuitivo. O el Reiki. El mérito de los fundadores de las técnicas está en descomponer el conocimiento intuitivo en una parte teórica, y una parte práctica, estructurada de lo más sencillo a lo más complejo, de forma que pueda ser comprensible, y practicable.

Hoy en día la cantidad de información disponible en internet es abrumadora. Tan enorme que no es accesible, ya que no tiene un orden, una estructura. El valor añadido está en seleccionar, y codificar para poder divulgar el conocimiento al público interesado de forma comprensible.

  • Conocimiento interno sobre la propia empresa

El proceso de innovación hay que encuadrarlo dentro de la estrategia de la empresa.

La empresa, implícita o explícitamente, persigue unos objetivos, y para su logro destina una serie de recursos (humanos, financieros)

El objetivo puede ser: vender más para ganar más dinero, reducción de los precios, mejorar la calidad del producto o servicio, alcanzar un segmento del mercado diferente, o puede buscar diversificar, etc.

En función de la estrategia general de la empresa, se establecerá la estrategia innovadora, pero el proceso de innovación difícilmente tendrá éxito sin la colaboración de los miembros de le empresa, sobre todo, de la dirección.

Se puede realizar una auditoría, que consta de cuatro fases

  1. información de la empresa: año de creación, número de empleados, patentes. Se trata de estudiar los recursos humanos y tecnológicos de que dispone la empresa; conocer la tecnología que está utilizando y su situación en el ciclo de vida de la tecnología.
  2. Hacer un DAFO; fortalezas y debilidades. Amenazas y oportunidades.
  3. Visión. Dónde estará la empresa dentro de cinco años
  4. Estrategia. Qué estrategia está siguiendo para alcanzar el objetivo anterior

Conocer la situación de la empresa, dónde está en relación con las demás (amenazas y oportunidades)  y adonde quiere ir, es un requisito previo antes de iniciar un proceso de innovación.

Bueno, ya tenemos las puertas abiertas al flujo irrefrenable de nuevos conocimientos, externos e internos.

Ahora ¿Qué nos encantaría cambiar?

Fotografía: Concetta Rizza

El Dr. Clayton Christensen, profesor de la Harvard Business School, definió los conceptos de innovación radical (disruptive innovations) y las de menor impacto o innovaciones sostenidas (sustaining innovations)

Un ejemplo de innovación rupturista puede ser la aparición del coche, que desplazó a los carruajes de caballos. Y una innovación de menor impacto es el ebook frente al libro tradicional

¿Cambiamos la tecnología, el producto o el proceso?

La innovación radical tiene que ver con la novedad de la tecnología en la que se basa, pero sobre todo con la estrategia y el modelo de negocio, y cómo usan esa ventaja tecnológica para crear un impacto rupturista en el mercado.

En otras palabras, introducir nuevas tecnologías no basta por sí solo. Los repuntes de productividad se producen cuando las nuevas tecnologías se combinan con nuevas formas de hacer negocios.

En nuestro caso, ¿qué programas educativos nuevos ofrecemos cada año? ¿Con qué metodología didáctica? ¿Con qué medios técnicos?

¿Cambiamos la organización y la gestión?

Las nuevas prácticas empresariales son “de colaboración horizontal”.

Tienen menos que ver con órdenes y controles y más con la conexión y colaboración en un mismo plano horizontal.

Esta colaboración horizontal requiere un nuevo tipo de destrezas totalmente diferentes a las anteriores.

Un buen directivo desarrolla  a su personal, lo capacita y lo hace más autónomo. El equipo de alto rendimiento se autogestiona.  (Empowerment)

La palabra Autoridad proviene del latín Auctor, que significa “Persona capaz de hacer crecer”

Nuestro trabajo como mánager consiste en hacer crecer a las personas, incluso teniendo en cuenta que luego, se irán, ascenderán, o se trasladarán transversalmente

¿Cambiamos la calidad?

La mejora de la calidad supone continuas innovaciones sostenidas. Este tipo de innovación es accesible (o imprescindible) a cualquier empresa, por pequeña o micro que sea.

¿Cambiamos la ubicación geográfica?

El marco de referencia de la innovación no está limitado por el mercado local.

Las regiones que son capaces de mejorar continuamente se convierten en potencias.

Lo que hace que podamos trabajar con personas muy lejanas son las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, también llamadas TICs.

Hoy en día el mercado es mundial y cada vez más competimos potencialmente con cualquier empresa del planeta, los consumidores están mejor informados, viajan con mayor facilidad, están conectados en tiempo real y tienen un escaparate al mundo desde su casa.

Canarias como región innovadora a nivel mundial, es una cuestión de mindset. Mindset es pensamiento que da lugar a una acción, y nuestra mayor riqueza es sin duda nuestra gente.

 

¿Cambiamos el modelo económico?

El modelo económico está cambiando y los innovadores somos responsables de participar activamente.

Una de las posibles opciones de cambio es la economía del bien común. Se sustenta en tres principios:

1.- Quiere resolver la contradicción de valores entre economía y sociedad, incentivando en la primera los mismos comportamientos y valores que tienen éxito en las relaciones humanas: honestidad, empatía, confianza, estima, cooperación, solidaridad, voluntad de compartir.

2.- El espíritu, los valores y los objetivos de nuestras constituciones deben implantarse en la economía.

3.- El éxito económico deja de medirse mediante indicadores de valores de cambio para medirse en indicadores de utilidad social. La economía del bien común quiere medir sólo aquello que cuenta, lo que el ser humano necesita primordialmente, aquello que le hace sentirse satisfecho y feliz.

Fotografías gracias a Concetta Rizza

Bibligrafía consultada:

  • Apuntes. Taller de dinamizadores de la innovación. Universidad de La Laguna.
  • La economía del bien común. Christian Felber.
  • Apuntes. Program for Management Development. ESADE.
¿Te resultó útil este artículo?  0 0 1

«La pregunta es la más creativa de las conductas humanas». Responsable de Innovación

Etiquetado con →